Dieta blanda

August 22, 2010

Dieta blanda

La dieta blanda es una opción nutricional para pacientes con enfermedades gastrointestinales, luego de una cirugía o para quienes tienen dificultad para masticar, ya que evita condimentos, grasas y alimentos de difícil digestión.

Cuando comemos lo hacemos de manera muy natural y casi mecánica y por lo general pasamos por alto la capacidad con que contamos para consumir alimentos muy variados, sólidos y líquidos, de origen animal o vegetal y preparados de distintas formas. A su vez no estamos completamente conscientes, una vez que conusmimos los alimentos, del tiempo y esfuerzo que requiere el sistema digestivo para efectuar su trabajo, beneficiarse de las vitaminas, minerales, proteínas, agua y carbohidratos esenciales para la vida, que estos nos ofrecen.

Nuestro estómago e intestinos requieren en promedio tres horas para lograr la digestión, pero esto también depende de los alimentos que hemos consumido, por ejemplo si el menú consistió en vegetales y líquidos, necesitaremos aproximadamente una hora para enviar los nutrientes al torrente sanguíneo, mientras que si comemos alimentos con mucha grasa y muy condimentados, el proceso puede durar hasta seis horas y necesitar mayor esfuerzo y consumo de energía.

Aquellas personas con enfermedades del sistema digestivo, que se recuperan de una cirugía o con problemas para masticar, no cuentan con la misma capacidad que una persona sana para asimilar la comida, pero necesitan a la vez de un programa nutricional que les proporcione energía y elementos que ayuden a su recuperación y buena alimentación.

Esta dieta blanda, se basa en productos de fácil asimilación, como líquidos, frutas y verduras que otorgan un mínimo esfuerzo para el sistema digestivo y además pueden disminuir el uso de suplementos vitamínicos . Esta dieta la pueden realizar pacientes con:

Gastritis:
Es la inflamación e irritación del revestimiento interno del estómago ocasionada por beber demasiado alcohol, fumar, comer alimentos picantes o muy condimentados, mal manejo del estrés e infecciones generadas por la bacteria Helicobacter pylori. Los síntomas pueden incluir dolor, eructos, náuseas, vómito, sensación de pesadez y de ardor o acidez; en casos severos se observa sangre en el vómito (cuando éste se presenta) o en las heces.

Colitis: Bajo este término se designa a la inflamación del intestino grueso debido a procesos transitorios (agudos) o permanentes (crónicos) con causas muy diversas: infección por amebas y virus, falta de circulación sanguínea y oxigenación en los tejidos del colon (colitis isquémica), trastornos en la movilidad favorecidos por estrés (colon irritable o colitis nerviosa) y presencia de lesiones como pólipos (protuberancias en la mucosa o tejido que reviste al intestino) y divertículos (anomalías en forma de sacos o pequeñas bolsas).

Continua…