Qué son los ácidos grasos Omega 3 y 6

Dieta omega 3

¿Qué son los ácidos grasos omega 3?
Son un tipo de grasas muy saludables e indispensables para que nuestro organismo funcione correctamente. Son una serie de sustancias grasas que tomamos de los alimentos y que pertenecen al grupo de los ácidos grasos poliinsaturados y que están relacionadas con el ácido alfa linolénico. Éste es un ácido graso de los llamados esenciales porque nuestro organismo es incapaz de fabricarlo, y tiene que ser tomado con los alimentos. Los ácidos grasos omega 3 están implicados no sólo en la madurez y el crecimiento cerebral, sino que intervienen en los procesos de inflamación, coagulación, presión arterial, órganos reproductivos y metabolismo graso.

Se encuentra en gran proporción en la carne de pescado, lácteos, algunos vegetales verdes (pepino, lechuga), frutas secas (nueces, pecanas, almendras) y cereales.

¿Qué beneficios aportan para la salud cardiovascular?

El consumo en la alimentación de ácidos grasos esenciales, los omega 3 y los omega 6, en un adecuado equilibrio y cantidad contribuye a estabilizar el metabolismo de las grasas en el organismo, así como interviene en otros muchos procesos orgánicos. Al ayudar a reducir o prevenir el colesterol, los triglicéridos y la hipertensión nos serán de grandísima ayuda en la lucha de las enfermedades cardiovasculares. Las arterias se vuelven más elásticas y la sangre está más fluida. El corazón, evidentemente, también trabajará con más facilidad.

Pueden ayudarnos en caso de depresión, cuando no hay causas conocidas, agresividad, malhumor, falta de concentración, hiperactividad y poca memoria. Tienen un efecto antiinflamatorio muy adecuado en caso de artritis y otros problemas reumáticos.

En mujeres embarazadas ayudarán a una buena formación del feto, sobre todo a su sistema nervioso.

¿Para qué personas están indicados los omega 3?
Para todas. Los omega 3 deben ser ácidos grasos que estén presentes en la dieta de las personas dado que son esenciales para funciones básicas del organismo, y su déficit, impide el buen desarrollo de las funciones para las que son esenciales: metabolismo lipídico, modulación de procesos inflamatorios, coagulación sanguínea, función endotelial y presión sanguínea o reproducción entre otros.

¿Es cierto que los omega 3 aumentan el colesterol bueno?
El cambio en el metabolismo graso que induce la toma de ácidos poliinsaturados, especialmente los omega-3, parece que no solo reducen la cantidad de colesterol malo , sino que también eleva discretamente el  colesterol bueno.

¿Qué son los ácidos omega 6?
Otros de los ácidos grasos esenciales son los llamados omega 6, tienen importancia porque también son necesarios para nuestro organismo que, además, no los puede sintetizar y aparecen junto a los omega 3.

Se suelen encontrar en aceites refinados de algunas semillas como la de girasol o de maíz. Pero lo realmente importante es que la dieta tenga cantidades equilibradas de ambos tipos de ácidos grasos esenciales, que en nuestro organismo compiten por las mismas enzimas. Un mal balance entre ellos puede favorecer los procesos inflamatorios.

Tienen una acción antiinflamatoria, que mejora los síntomas de la artritis Son cardioprotectores, ya que al hacer la sangre más fluida, reducen el riesgo de coágulos o trombos. Disminuyen el colesterol malo.

 

¿Qué son los ácidos grasos omega 3?

Son un tipo de grasas muy saludables e indispensables para que nuestro organismo funcione correctamente. Son una serie de sustancias grasas que tomamos de los alimentos y que pertenecen al grupo de los ácidos grasos poliinsaturados y que están relacionadas con el ácido alfa linolénico. Éste es un ácido graso de los llamados esenciales porque nuestro organismo es incapaz de fabricarlo, y tiene que ser tomado con los alimentos. Los ácidos grasos omega 3 están implicados no sólo en la madurez y el crecimiento cerebral, sino que intervienen en los procesos de inflamación, coagulación, presión arterial, órganos reproductivos y metabolismo graso.

¿Qué beneficios aportan para la salud cardiovascular?

El consumo en la alimentación de ácidos grasos esenciales, los omega 3 y los omega 6, en un adecuado equilibrio y cantidad contribuye a estabilizar el metabolismo de las grasas en el organismo, así como interviene en otros muchos procesos orgánicos. Al ayudar a reducir o prevenir el colesterol, los triglicéridos y la hipertensión nos serán de grandísima ayuda en la lucha de las enfermedades cardiovasculares. Las arterias se vuelven más elásticas y la sangre está más fluida. El corazón, evidentemente, también trabajará con más facilidad.

Pueden ayudarnos en caso de depresión, cuando no hay causas conocidas, agresividad, malhumor, falta de concentración, hiperactividad y poca memoria. Tienen un efecto antiinflamatorio muy adecuado en caso de artritis y otros problemas reumáticos.

En mujeres embarazadas ayudarán a una buena formación del feto, sobre todo a su sistema nervioso.

¿Para qué personas están indicados los omega 3?

Para todas. Los omega 3 deben ser ácidos grasos que estén presentes en la dieta de las personas dado que son esenciales para funciones básicas del organismo, y su déficit, impide el buen desarrollo de las funciones para las que son esenciales: metabolismo lipídico, modulación de procesos inflamatorios, coagulación sanguínea, función endotelial y presión sanguínea o reproducción entre otros.

¿Es cierto que los omega-3 aumentan el colesterol bueno o, HDL?
El cambio en el metabolismo graso que induce la toma de ácidos poliinsaturados, especialmente los omega-3, parece que no solo reducen la cantidad de colesterol malo (LDL), sino que también eleva discretamente el HDL o colesterol bueno.

¿Qué son los ácidos omega 6?

Otros de los ácidos grasos esenciales son los llamados omega 6, tienen importancia porque también son necesarios para nuestro organismo que, además, no los puede sintetizar y aparecen junto a los omega 3.

Se suelen encontrar en aceites refinados de algunas semillas como la de girasol o de maíz. Pero lo realmente importante es que la dieta tenga cantidades equilibradas de ambos tipos de ácidos grasos esenciales, que en nuestro organismo compiten por las mismas enzimas. Un mal balance entre ellos puede favorecer los procesos inflamatorios.

Tienen una acción antiinflamatoria, que mejora los síntomas de la artritis Son cardioprotectores, ya que al hacer la sangre más fluida, reducen el riesgo de coágulos o trombos. Disminuyen el colesterol malo.

Bajo: , , , Alimentos, Nutrición y Alimentación   

Post Relacionados

Comentarios

Comentala