Pierde peso y jamás lo recuperes

Dieta perder peso

Pierde pero y no lo recuperes, muchas veces las dietas que hacemos son “milagrosas” y nos hacen perder kilos rápidamente pero al cabo de unos días volvemos a recuperarlo y hasta subimos más kilos de los que teníamos al comenzar el régimen.  Además de ser algo frustrante es muy peligroso para nuestra salud.

Este proceso de sube y baja se le conoce como el efecto yoyo y es más común de lo que crees, no es porque las personas que hacen las dietas tengan poca fuerza de voluntad, sino porque las dietas a las que se han sometido no han sido las adecuadas para su salud.

Se produce porque el cuerpo presenta un peso más o menos estable que el organismo tiende a mantener. Seguramente, si analizas tu peso de los últimos tres años, éste rondará una cifra fija, con dos o tres kilos por encima o por debajo.

A este peso se le denomina peso fisiológico. Así, después de una dieta de adelgazamiento, en la que con grandes esfuerzos has conseguido perder unos kilos, tu organismo va a tratar de volver a su peso fisiológico. Este hecho se agrava si la pérdida de peso ha sido muy rápida, con una dieta inferior a 1.000 calorías, o si la dieta ha carecido de carbohidratos, ya que la pérdida de peso suele ser sobre todo de agua y no de grasa.

Tras dietas extremas, pobres en glucosa, el rebote es mayor, ya que el agua se recupera fácilmente y enseguida se alcanza el peso anterior y algún kilo de más. De la misma forma, nuestro cuerpo dispone de hormonas que actúan regulando el apetito. Una vez se ha adelgazado, la hormona que en condiciones normales atenúa el apetito y aumenta el gasto energético, se encuentra muy disminuida, por lo que se incrementa la sensación de hambre.

Además, si no se recuperan los kilos perdidos durante un mínimo de seis meses tras la dieta, el cuerpo empezará a reconocer como suyo el nuevo peso fisiológico y tratará de mantenerlo.

Por estarazón es importante que la pérdida de peso sea gradual y lenta para que no se vea afectada la salud por la deficiencia de nutrientes y además para que el peso perdido no se recupere con el tiempo. Además de la dieta balanceada debes recordar, que el ejercicio habitual también juega un papel muy importante en el resultado de tus objetivos, además de mantenerte en forma también te ayuda a disminuir diferentes padecimientos como el estrés, la falta de sueño y el cansacio.

No te apresures a perder peso, en muchas ocasiones la obseción por la delgadez nos lleva a realizar dietas que no nos benefician y que por el contrario harán que perdamos la fé en lograr sentirnos y vernos mejor. La dieta que comiences debe tener propuestas puntuales y metas reales a seguir, ten en cuenta que en muchas ocasiones nos prometen cosas imposibles y desafortunadamente ponemos en riesgo nuestra salud.

Bajo: , , , , , , , , , Alimentos, Dietas, Nutrición y Alimentación   

Post Relacionados

Comentarios

Comentala