Cómo modificar tus hábitos y bajar de peso (I)

Dieta modificar habitos

Ya tomaste la decisión de bajar de peso, por esta razón ya llegó el momento de eliminar algunos hábitos que pueden distraerte de tus objetivos y llevar una vida sana haciendo de la alimentación equilibrada un estilo de vida.

Engordar o adelgazar depende, en gran medida, de la actitud que tengamos frente a la comida. La forma de elegir los alimentos, el tiempo que le dedicas a la alimentación, la capacidad de incorporar costumbres saludables y de beneficiar a nuestro cuerpo con actividad física pueden ser determinantes para despedirse definitivamente de los kilos de más.

  • Lleva los platos servidos a la mesa, con la fuente frente a ti será más difícil controlarse. Destina un lugar específico para comer y evita dejar alimentos cerca de la cama o de las sillas en donde puedas encontrarte luego de comer y sientas ansiedad de tomarlos.
  • Intenta comer despacio y saborear bien los alimentos además de masticarlos muy bien para que la sensación de saciedad llegue más rápido y de esta manera comerás menos pero lo necesario.
  • Muchas veces se retienen líquidos que aparentan ser kilos de más. Para eliminarlos evita los alimentos que suponen un esfuerzo para el hígado, como, por ejemplo, el café y el azúcar incluido en la pastelería y las golosinas. Por el contrario, aumenta el consumo de frutas, verduras, agua y realiza actividad física.
  • También puedes consumir infusiones de hierbas, que en muchos casos y dependiendo de sus beneficios te ayudarán a eliminar naturalmente la retención de líquidos.
  • Cuando veas que no puedes continuar con tus nuevos hábitos y te sientes tentado a comer alimentos que te hacen subir de peso, anota todo lo que comes y de esta forma planificarás alimentos más saludables. Además de esta forma tomarás conciencia de las cosas que estas comiendo y evitarás caer en tentaciones.
  • Trata de comenzar pesando los alimentos y verás que con el tiempo sabrás con exactitud la cantidad que necesitas, las medidas no serás más ni menos de las que necesitas.
  • Como lo hemos mencionado en artículos anteriores, es importante que jamás dejes de desayunar, además de mantenerte con la energía que necesitas durante todo el día, te ayudará a quemar calorías desde las primeras horas del día y evitas también comer de más entre horas.
  • La mejor forma de bajar de peso es incrementar el gasto calórico y para eso basta con salir a caminar todos los días, subir y bajar escaleras o hacer las tareas de la casa con mayor movimiento.
  • Evita usar el auto para ir a cualquier lado, como, por ejemplo, a hacer las compras de todos los días. Ve caminado y si viajas en transporte público bájate dos paradas antes.
  • No hace falta aislarse ni obligar a toda la familia a hacer dieta junto a ti. Con algunos trucos podrás disfrutar junto a ellos de comidas deliciosas con menos calorías y sin implicar los sacrificios de una dieta restrictiva.
  • Prepara distintas guarniciones para acompañar un plato principal. Por ejemplo, si preparaste un pollo al horno acompáñalo con trocitos de zapallo, ajíes, cebollas y papas para el resto de la familia.
  • Cuando decidas disfrutar de un plato de pastas, recuerda que puedes disminuir su contenido calórico si las acompañas con una salsa hecha sin grasas y algunas verduras salteadas con vegetales y gotas de caldo. Evita servirlas con queso rallado.
  • Es natural que cuando cambias tus hábitos de alimentación puedas sentir ataques de hambre inesperados, pero evita salir corriendo a la nevera o a la tienda a comprar lo primero que se cruza por tu camino. Por ejemplo toma mucho líquido en el día al menos dos litros de agua o infusiones. Esto no sólo te servirá para hidratarte, sino que también te ayudará a bajar de peso, ya que muchas veces se confunden la sensación de hambre y de sed. Además ocupa un lugar en el estómago que podría ser ocupado, si no, por alimentos con más calorías.
  • Mientras cocinas ten a mano alguna taza de sopa caliente de verduras, trocitos de apio, bastoncitos de zanahoria, tomate con albahaca o trozos de manzana verde. Así dejarás de lado la costumbre de probar lo que cocinas.
  • La fibra brinda sensación de saciedad. Por eso, incluye vegetales o pan integral en tus almuerzos o desayunos.
  • Al llegar a casa después de un día de trabajo toma un caldo caliente y date una ducha. Cuando salgas te olvidarás de la idea de abalanzarte sobre la heladera a comer cualquier cosa sin pensar.
  • Come algo antes de salir de compras, ya que es muy difícil elegir bien y no tentarse con dulces o snacks.
  • Un plato de sopa liviana o una ensalada de hojas antes de la comida te ayudarán a reducir el apetito y la cantidad de alimentos que comerás luego.
  • Para los momentos en que necesita desesperadamente comer algo dulce ten siempre en la heladera gelatina dietética para poder comerla sola o mezclada con frutas picadas, yogurt del mismo sabor o crema Light.
  • Que un alimento sea considerado bajo en grasas no quiere decir que pueda comerse sin límites. Si comes un súper plato de puré de zapallo no bajarás de peso. En cambio, con una pequeña porción de puré de papas, te darás el gusto y estarás adelgazando.
  • Has una lista con todo lo que necesitas comprar. Así caminarás lo menos posible entre las vitrinas. Detente ante las verduras y frutas frescas para poder apreciar las de estación y las más novedosas servirán para variar tu alimentación.
  • Lee siempre las etiquetas de los envases. De esta forma podrás elegir los alimentos más livianos, como, por ejemplo, mayonesas bajas en grasas, salchichas Light, galletitas dietéticas y quesos hipocalóricos.
  • Prefiere los cortes de carne que sean más magros, con ellos podrás preparar todo tipo de recetas. Si compras comidas preparadas y te cuesta controlarte, lleva pequeñas cantidades siempre menores a un kilo.

Cómo modificar tus hábitos y bajar de peso

Parte II

Bajo: , , , , Alimentos, Nutrición y Alimentación   

Post Relacionados

Comentarios

Comentala