Cómo alimentar a un niño obeso

Dieta obesidad infantil

La obesidad infantil es un problema en todo el mundo y es una realidad en muchas de las familias en la actualidad, pero esta realidad puede cambiarse si se trabaja en conjunto reeducando a la familia y con esto a los niños. Esta enfermedad irá comprometiendo su salud a largo y corto plazo sin darte cuenta.

Muchas veces las personas creen que el hecho de que un niño sea gordito es sinónimo de salud pero no es así.

El entorno de los niños debe ayudarlo a cambiar sus hábitos alimenticios y de vida, por ejemplo se le puede enseñar a realizar alguna actividad física diaria, menos sedentarismo, no tantos videojuegos y televisión y controlar su dieta diaria de acuerdo a la calidad y cantidad de los alimentos.

Muchos niños con este problema no realizan ninguna actividad física que le permita quemar las calorías que ha consumido de más y de esta forma se acumulan en su cuerpo generando obesidad.  También es común que los niños consuman alimentos llenos de calorías y grasas que no benefician en nada su salud mental y física, como las chucherías, golosinas, dulces, patatas fritas, pizzas, hamburguesas, helados, refrescos, etc.

Es muy importante que la familia coloque de su parte para ayudarle al niño a cambiar sus hábitos, deben acompañarlo y comprender la importancia que tienen estos cambios en su salud. Comenzar también a motivarlo a que realice algún ejercicio diariamente, debes acompañarlo en la nueva tarea y de esta forma tu también comenzarás una vida nueva, los niños hacen lo que ven y si él se da cuenta que tu te tomas el tiempo para realizar estas actividades podrá seguirte sin problema.

Es muy difícil para un niño comprender que es una dieta y como debe seguirla, pero tú debes ser enfático en el hecho de ser estricto y así debe serlo el resto de la familia, acompañar su dieta de manera que no sienta tentación por el resto de comida que puedan consumir sus familiares.

Aunque la dieta debe ser baja en calorías debes tener en cuenta que los alimentos deben aportarle nutrientes.

Comienza cambiando en su alimentación los dulces y postres por frutas frescas, batidos con leche descremada, galletas de arroz, mermeladas Light, mantequillas bajas en calorías y bizcochos y pasteles hechos en casa.

Enséñalo a consumir más pescado y menos carnes rojas. Si quieres algún día ofrecerle carne roja que sea sin nada de grasa.

Los alimentos deben estar preparados en su mayoría al vapor, a la plancha o salteados en poco aceite. Evita las cosas fritas, las salsas con grasa, productos embutidos y precocidos.

A los niños por lo general no les gustan los vegetales, pero el consumo de este es muy importante a la hora de perder peso sanamente.  Puedes prepararle ensaladas, caldos, cremas de verduras, tartas, crepes, etc. No le ofrezcas siempre los mismos platos ya que se aburrirá y no querrá comer nunca vegetales. Ofrécele también cereales integrales.

Los lácteos deben ser descremados para evitar las grasas en su dieta sin eliminar las propiedades de la leche en su desarrollo.

Enséñale también que el agua es muy importante para nuestro cuerpo. Prepárale jugos de frutas naturales y no le des refrescos Light.

Una vez a la semana es permitido que complazcas a tu hijo con alguna comida que desee y que pueda contener muchas calorías que no estaban en su dieta habitual, pero trata de prepararlos en casa, como hamburguesas, patatas fritas, pizzas, pasteles o algún postre.  Pero recuerda siempre preparados en casa con ingredientes lo más natural posible y bajos en grasa y azúcares.

Acude al pediatra él sabrá conducirte mejor a la hora de llevar este tipo de problema y te ofrecerá alternativas para ayudarle a tu niño a bajar de peso.

Bajo: , , , , Niños, Nutrición y Alimentación   

Post Relacionados

Comentarios

Comentala