Caderas lindas y tonificadas

Dieta caderas lindas y tonificadas

Esta parte del cuerpo es una de las más seductoras de la mujer, tener muchas o pocas caderas es algo a lo que se enfrentan muchas mujeres, ya sea por que les cuesta bajar de peso o aumentar un poco lo ancho de ellas, también el evitar la flacidez, las estrías o la celulitis.  El hecho de querer o no moldear tu cuerpo debe comenzar con una actitud positiva para lograr  lo que deseas, pero sin olvidar que debes comenzar por quererte a ti misma y aceptarte tal y como eres para que ese nivel emocional se acople con el nivel físico y al mirarte al espejo te sientas bien con lo que haces y lo que esperas, has las cosas por ti y no por la apariencia. No te fijes en los parámetros de belleza que te muestra la publicidad ya que la belleza no es solo lo que se muestra sino lo que somos por dentro.

Puedes comenzar conociendo tu cuerpo y ver las limitaciones que tienes, algunas mujeres tienen caderas anchas por la forma del su cuerpo y aunque quieran achicarlas un poco no pueden, pero con estos consejos las harán más atractivas, firmes y sin celulitis.  Y las que cuentan con caderas angostas podrán con estos ejercicios y consejos también tonificar y dar belleza a esta parte de su cuerpo.

PARA ADELGAZAR LAS CADERAS

1. Una vida sedentaria es una de las principales causas por la que se acumula grasa en ciertas zonas del cuerpo.

2. Recuerda que debes reducir el nivel de grasa saturada en tu cuerpo, evita los embutidos, productos fritos y refinados y elimina el azúcar blanca y todos los alimentos que la contengan.

3. Toma mucha agua para eliminar las toxinas del cuerpo aproximadamente de 2 a 3 litros de agua al día.

4. Puedes comenzar también con masajes de hidroterapia pero recuerda que estos se deben hacer en un centro especializado, son ideales para fortalecer, tonificar y eliminar los cúmulos de grasa.

EJERCICIOS

1. Duerme con una pierna flexionada, la pierna doblada aprieta la articulación de la cadera, la desalinea y tensa la musculatura y ligamentos. También produce una rotación a nivel lumbar, por lo que la columna sigue trabajando durante el sueño.

2. Duerme en posición fetal con una almohada entre las piernas.  Si no te acostumbras coloca una almohada o cojín desde la rodilla hasta el tobillo de la pierna que está flexionada para que quede a la altura de la cadera.

3. Al sentarte la columna debe estar erguida, metiendo el estómago, hombros hacia atrás y hacia abajo y el pecho alto. Piernas separadas al ancho de las caderas y rodillas en ángulo recto y pies en el suelo.

4. Cuando estés de pie no coloques el peso del cuerpo en una sola pierna, trata de colocar todo el peso sobre las dos piernas.

5. En el suelo, acostada de medio lado, maten la pierna que está sobre el suelo flexionada y la otra estirada. Sube la pierna sin flexionarla durante 30 segundos según tus posibilidades y desciende lentamente hasta llegar a la posición inicial. Realiza 10 repeticiones y descansa 30 segundos para hacerlo con la otra pierna del otro lado.

6. Sentada en una mesa alta o en un lugar donde tus pies no toquen el suelo, debes flexionar las rodillas formando un ángulo de 90 grados con los muslos. Tus manos deben agarrar la mesa, si puedes colocar peso en el empeine como una pesa seria mejor el ejercicio.  Sube una pierna aproximadamente 20 centímetros y mantener por unos segundos, baja lentamente hasta llegar a la posición inicial, realiza 25 repeticiones, descansa y hazlo con la otra pierna.

7. En el suelo acuéstate boca arriba con una pierna flexionada con el pie apoyado en el suelo y la otra estirada. Sube lentamente la pierna estirada manteniendo la rodilla rígida, mantén por unos segundos y baja lentamente a la posición inicial. Realiza 20 repeticiones y luego con la otra pierna.

8. En el suelo o en una mesa acuéstate boca abajo,  sube una pierna hasta donde te sea posible sin sentir dolor, mantén por unos segundos y regresa a la posición inicial. Trata de no arquear tu espalda para que el ejercicio funcione. Realiza 25 repeticiones, descansa y hazlo con la otra pierna.

9. De pie coloca tus pies abiertos casi paralelos a tus hombros, baja los brazos tratando de tocar tus pies.  Tu abdomen debe estar contraído. Realiza 10 repeticiones.

PARA AUMENTAR LAS CADERAS

Esto es quizás un poco más trabajoso, pues unas caderas delgadas corresponden a una fisonomía corporal delgada. Acuérdate que tus caderas son el eje de movimiento de tu cuerpo. Pero si puedes hacer algo para que luzcan más torneadas.

1. Puedes comenzar bailando hawaiano o danzas árabes, ayudan también a tener un abdomen firme, si no sabes hacerlo, contrae tu abdomen  y mueve las caderas de un lado a otro suavemente, con el tiempo adquirirás destreza.  También puedes hacer círculos con la cadera sin mover el resto del cuerpo.

2. En el suelo colócate en posición de cuatro patas, sube una pierna hasta donde puedas manteniendo por unos segundos, baja lentamente hasta la posición inicial. Realiza 20 repeticiones y luego con la otra pierna.

3. Sube y baja escaleras, también te ayudará a mantener tus glúteos en forma.

4. Si tienes la oportunidad de ir a un gimnasio o tienes una bicicleta en casa has spinning, o simplemente monta bicicleta.

5. Realiza sentadillas. De pie separando un poco las piernas, estira los brazos hacia delante y flexiona las rodillas como si fueras a sentarte, aguanta un poco tiempo en esa posición y luego vuelve a la posición inicial, repite cuantas veces puedas y realiza el ejercicio todos los días.

6. Puedes complementar con los ejercicios para glúteos firmes sin salir de casa.

Bajo: , , Caderas, Ejercicios   

Post Relacionados

Comentarios

Comentala